Caminos

No todos los caminos conducen al mismo destino.

Muchos piensan que existen muchos caminos diferentes para llegar a Dios, sin embargo, no todos conducen a él.

La verdad es sola una y el camino para llegar a ella también, su palabra y la oración. El como recorremos ese camino si es diferente para cada uno de nosotros.

No todos interpretamos lo que observamos y aprendemos del mismo modo, no todos avanzamos al mismo ritmo y no todos logran llegar al destino.

Si las cosas no tuvieran orden, una razón, un motivo, la simple existencia de Dios no tendría sentido.

Todo existe porque él existe y la compresión de su existencia sobre pasa cualquier entendimiento.

Libertad

Solemos hacer tantas preguntas, tenemos tantas dudas e incertidumbres del futuro que tendemos a olvidar nuestro presente. No se trata de mirar más allá, se trata de sentir lo que vendrá. Tener fe de que se hará realidad. Quizás no tal como lo deseamos pero quizás mucho mejor.

Nuestro momento no esta por llegar, nuestro momento es ahora! Es hoy que se nos da la oportunidad de brillar, no mañana, no pasado, hoy!

Vivir sin temores no es fácil, sin embargo, es algo que puede ir desvaneciendose.

Podemos vivir libres de un futuro incierto porque nuestro futuro lo definimos hoy.

Si supiéramos todo lo que esta por venir nuestra vida fuese un calvario, una prisión, atado a lo que se supone deberá de pasar y toda nuestra energía, nuestros pensamientos, nuestras palabras y actos se verán reflejados en algo que aún no ha sucedido.

Libertad no es hacer lo que se nos plazca cuando y donde queramos, eso se llama libertinaje, libertad es saber que cada paso nos llevará a nuestro destino, que cada situación es un escalón más en esa gran escalera de la vida, libertad es sentir y entender que cada escalón solo guía a la paz interior, a la iluminación, al reino de Dios, a su completa y entera voluntad.

Ya Dios nos dio el poder de ser libres, seamos fieles y agradecidos asumiendo ese poder con responsabilidad, con gloría del espíritu y en su santo nombre.

Vivir es un regalo de Dios, cumplir su voluntad es la gloria más divina.

Al encuentro

La sabiduría divina esta dentro de nosotros, en nuestros corazones radica su esencia. Todos tenemos acceso a ella, pero no todos logramos alcanzarla.

¿Qué hace falta? Abrir nuestra mente y entregar nuestro espíritu al padre, al creador.

No es solo una guía espiritual o un atajo a la felicidad, es emprender un largo camino a un mejor entendimiento, a una visión más amplia del Universo que nos rodea, de nuestra razón de ser, de nuestro sentido de ser.

Buscar a Dios es solo un pequeño paso, encontrarlo es toda una aventura, es un nuevo comienzo, es una vida totalmente diferente.

Dicen que no todo lo que brilla es oro y mi encuentro, su llegada a mi vida, aunque es cierto que tendrá recompensas más allá de lo imaginable, también tendrá lagrimas, dolor y lucha.  Debemos dejar atrás mucho de lo que hoy contamina nuestro destino, de lo que empaña nuestro verdadero brillo. Tenemos que pulir primero y eso toma tiempo y dedicación.

Somos hermosos para él, lo llenamos de dicha, vernos y hablarnos directamente lo regocija.

Donde buscar?

Las respuestas nunca estarán fuera, siempre estarán dentro de ti, Dios las pone ahí, en tu corazón, en tu intuición.

Siempre te llevará de la mano, siempre estará presente, solo llámale y ahí él estará.

Trabaja, piensa, actua, sonríe, vive para él y las puertas siempre estarán abiertas.

Situaciones

Nunca debemos culpar a otros por lo sucesos a lo que nos enfrentamos, no existen culpables, no existe la verdad absoluta entre los hombres, tu vida es una simple cadena de acontecimientos, necesarios para poder acercarte a Dios, necesarios para liberar tu espíritu de su carcaza humana y llegar al reino divino.

Él no te eligió al azar, fuiste creado con un fin y un propósito.  Ese propósito poco a poco será revelado a la medida que tu corazón se abra y se acerque a Dios.

Fue Jesús quien llevo el mensaje más grande del Padre, la pena y el sacrificio mayor, pero somos nosotros en los que él confió para transformar el mundo, para transformar el pensamiento humano.

Todo aquel que toque tu vida, míralo bien, aprende, míralo con ojos de hermandad y compresión, son seres especialmente seleccionados, de ellos sacaras enseñanza y sabiduría.  Abre bien tus ojos espirituales, abre bien tu corazón, escucha con atención y veraz la luz que irradia de cada encuentro.

Ningún hombre hará justicia en tu vida, ningún hombre te subirá o enaltecerá, solo él tiene ese poder y solo él sabe cuando y donde pasará. Ten fe, aleja el miedo, escucha con atención e internaliza cada palabra, cada oración, ese es el único camino, no hay ni habrá otro.

No existen decisiones humanas superiores a su presencia, no lo habrá. Aunque no parezca el Universo en su hermoso caos tiene un orden tan bello e inigualable, matemático, pero su compresión va más allá de todo eso, ese orden debe cumplirse y en ese orden cada cosa tiene su lugar.

Él esta cerca, existe y te habla para decirte cuanto te ama, cuan preciado(a) eres para él.

Jamás lo olvides, no disperses tu mente o tu energía.  Goza que cada circunstancia algo excepcional traerá pronto.

Abrele la puerta que él desea entrar, tienes tanto por ver y el tanto por mostrarte.

Amor, fe y confianza; tres hermosas palabras.

El amor

El amor es algo tan grande e infinito, tantas veces incomprendido.

No existe fuerza más potente en el Universo, no existe alma que viva sin él.

El amor no produce sufrimiento, no produce dolor, solo brinda paz, entendimiento, goce, alegría, sabiduría.

Cuando tu alma esta envuelta por ese amor tan grande e infinito sentirás paz, paz interna, comunión divina, un contacto directo con Dios el proveedor, el creador.

Como puedes amar a Dios? Como puedes amar? Como puedes transformar tu vida? 

Aprendiendo a amar, llenándote de fe y restableciendo tu comunión con él.

Debes saber que siempre el te guiara, no importa donde, cuando ni como, siempre estará ahí para ayudarte, de las formas menos esperadas, en maneras inimaginables, siempre brillará para que tu camino esté iluminado.

Ama y solo amor recibirás a cambio, juzga y solo eso recibirás a cambio, vive en Dios y solo vida recibirás a cambio.

De eso se trata, amar, soltar, desprender la mente de tantas normas, miedos y falsedades.

Son muchas las maneras en nosotros podemos amar pero solo una nos acerca a Dios.

El amor puro, sincero, divino y sin miedos, ese amor que te transporta, que te empuja, que te hace sentir que todo esta bien, que estas seguro, que no es fanático, que esta lleno de pasión por la vida, lleno de mi su esencia, lleno de su verdad y su su verdad es su presencia, su palabra.

El es que es y siempre será.

El Tiempo

Corremos detrás del tiempo pensando que es finito, creyendo que todo será igual sino nos apresuramos.

Para Dios el tiempo no tiene límite, el tiempo simplemente no es tiempo.

Una flor crece en el momento adecuado para que pueda cumplir su función, la misión para la cual fue creada.

No existe rápido ni lento, solo espacio, solo momentos. Tan rápido como puede llegar algo quizás más rápido pueda irse. 

No se trata solo de paciencia, sino de entendimiento, conocimiento de los tiempos de Dios o la forma en como él ve al tiempo.

Lo correcto es lo correcto y solo eso y nada más llegará a tu vida en el momento y espacio adecuado. No es necesario correr, tampoco desesperar. Es fundamental entender.  El motivo y las razones suelen ser más grandes de lo que nosotros podemos imaginar.

Las recompensas a la paciencia nunca serán materiales, serán espirituales.

Busca dentro de ti, busca la razón que te impulsa, el motivo, la sensación, la fe que te guía y da esperanza; no la cambies por nada.

La fe no es ciega.  No hace falta no ver, no hace falta aislarse o desprenderse de la realidad, solo hace falta confiar y soltar.

Tu historia personal es única, te pertenece y solo con ella conocerás a Dios.

Él nos necesita tanto como nosotros a él.

Recuerda que la religión es un invento del hombre, la fe al contrario es la muestra más grande cariño a Dios el creador.

Mi mente

¿Por qué estamos?

image

El cielo proveerá, la dicha, la bondad, cada pequeña sensación, cada rastro de humanidad. Cada semilla será sembrada en el corazón de los hombres para buscar un mismo propósito.

No se trata de nuestra salvación como seres vivos, se trata de nuestra comunión perdida con Dios.

No vivimos por el simple hecho de hacerlo, no somos inertes, no debemos confundir el libre albedrío con la falta de fe.  Escuchemos siempre su palabra, sintamos en nuestra alma cada sílaba, cada consonante, cada fuerte testimonio de su presencia en nuestra vida, en esta tierra, en el cosmos, en el todo.

Tan pequeñas palabras con tan grande significado es su palabra.  Jamás se terminarán, jamás acabara su palabra, su letra, su testimonio.  Son muchas las vidas y las formas en que él se puede manifestar, solo hace falta querer oír y querer mirar.

Vivimos en un mundo lleno de tantas maravillas,  Dios nos dejo acá para nuestro goce, no para nuestra destrucción.  En pocos esta concentrado el mal, en miles se desparrama su voluntad.  Nosotros tenemos que ser su mejor ejemplo, ser la mejor guía, sus fieles soldados con armas de amor y paz, que sea su palabra la más feroz arma para la batalla más grande.  En tiempos de paz el mal se congrega y reúne fuerzas, en tiempos de guerra se dispersa y ataca de formas inesperadas.

El joven se acercara porque su reflejo como un espejo verá en quienes lo preceden, transformemos las letras en acción, en amor, en dicha, no para uno, para miles.

Hasta el corazón más acorazado se rendirá ante su voz, son fuertes los cambios que se avecinan y serán fuertes las acciones a tomar.

Existe una gran diferencia entre aquellos que dicen estar en el sendero divino y aquellos que realmente lo están.  A todos Dios los ama por igual, ninguno más que otro, sin embargo, su voz solo será escuchada por quienes deseen escucharla.

Nunca estará fuera, siempre estará dentro de nosotros.

Le dará libertad a quien quiera libertad, paz a quien así lo anhela.  Nuestros caminos son reflejo de nuestras propias decisiones, de nuestra búsqueda personal.  Él no esta fuera, pero sino lo desean dentro de sus vidas tampoco entrará.