La exigencia

¿Cómo saber que caminamos por el sendero correcto?,

Que tomamos las decisiones acertadas,

¿Cómo entender a veces la voluntad de Dios en nuestras vidas cuando todo parece tan gris, tan opaco?

Si algo nos exige la palabra es Fe,

Si algo nos exige Dios es santidad, entrega, amor, paciencia, entendimiento.

El entendimiento nace de su verdad, nace de su revelación en nuestra vida, en nuestro corazón.

No temas cuando todo parece no tener salida, 

No temas cuando crees que la oscuridad baña tus días,

No temas en ese momento y jamás temerás si te aferras a su mano,

Si te aferras a su palabra,

Si te aferras a la oración.

A través del hijo se llega al Padre,

A través del arrepentimiento se ablanda el corazón y le abrimos la puerta al Rey de Reyes,

Le abrimos nuestro corazón, lo vaciamos para ser llenos de él.

No es posible entender lo que esta fuera de nuestro alcance, 

No es posible explicarnos tanta divinidad, pero si es posible confiar,

Si es posible esperar en él y tener fe.

Es la fe la entrega y el arrepentimiento lo que nos hace libre.

Vivir la vida que hemos soñado,

Vivir siempre de la mano de Dios y cumplir su voluntad solo depende de nuestra entrega, de cuanta fe yace en nuestro corazón.

Depende de nuestro compromiso con el Padre, de nuestro amor por su hijo y su palabra.

Es la mirada vacía del caminante errante,
Los pasos gruesos, sonoros e incoloros,
La vida tenue y moribunda de tantos que simplemente me pregunto el porqué? A donde van? Qué hacen?
Pensamientos descifrables, vacíos infinitos, corazones tan marchitados.
Será la fe? La imaginación? El arte? El conocimiento? O todas juntas?
Parece que la musica lúgubre que retumba en mis oídos va dibujando cada palabra.
Quizás son simples pensamientos.

Ataduras

image

Abrir el corazón y librarnos de ataduras no suele ser fácil.

Separarnos de tantos conceptos errados, borrar todo y empezar de 0 suele ser algo complicado, sin embargo, en la oración, en la alabanza, en nuestra acción, justo ahí se encuentran las maneras y las formas para aperturarnos, para librarnos y seguir creciendo, seguir aprendiendo, seguir acercándonos a la presencia del Padre y a su verdad.

No somos lo que pensamos, somos algo más, más hermoso, más dichoso, más puro, pero llegar a esa revelación, poder abrir los ojos y ver esa realidad depende de que tan abierto este nuestro corazón y que blando sea para que la semilla que Jesús ya planto pueda crecer. 

El Cambio

En todo momento que transitamos por momentos difíciles, por situaciones complicadas tendemos a pensar que Dios nos pide cambiar, dejar atrás malos hábitos, formas de pensar y actuar, si embargo, lo que realmente sucede cuando Dios nos sacude, a veces de forma tan brusca y violente es diferente…

Siempre pedimos y necesitamos algo de él, pero en esos momentos ocurre algo realmente maravilloso e increíble.  En esos momentos él nos esta necesitando, nos exige no precisamente cambiar, nos pide que saquemos a relucir lo que realmente somos, que aflore ese ser tan hermoso que él creó.

Dios no nos hizo malvados, chismosos, violentos, mentirosos, envidiosos, él nos hizo a su semejanza y mientras más nos acercamos y sentimos su presencia en nuestra vida más aflora esa verdad, más brillamos, somos más y más semejantes a su creación original.

La oración

Para orar solo hace falta hacerlo de corazón.

Los hijos de Dios, sus elegidos, todos ellos siempre oraron con el corazón, con la plena convicción en el Yo Soy, en un Yo Soy viviente que no solo cuida y protege, también provee.

Dios ya conoce tus peticiones, ya conoce tu dolor y tus penas, orar es la forma en la que nos acercamos a él.

Se fiel en todo lo que piensas, en todo aquello que te brinde paz y goce porque ahí estará Dios.

Cuando tu lucha se acrecienta, cuando vienen los cambios, cuando todo parece ir mal es justo ahí donde él más estará presente, guiándote, cuidándote, enseñándote, preparándote.

Un corazón digno es un corazón puro, es un corazón fiel y entregado como el de un niño.

Cuando crees, cuando sientes y vives en tu corazón la oración, cuando cada palabra dicha, pedida o declarada al padre es hecha con plena devoción y confianza, con plena certeza que es real, nada ni nadie podrá entonces detenerla.

Cuando vives en Jehova el padre, cuando cedes y llenas tu vida con su presencia cosas maravillas comenzarán a ocurrir.

Si lo sientes, si lo vives pasará.

Caminos

No todos los caminos conducen al mismo destino.

Muchos piensan que existen muchos caminos diferentes para llegar a Dios, sin embargo, no todos conducen a él.

La verdad es sola una y el camino para llegar a ella también, su palabra y la oración. El como recorremos ese camino si es diferente para cada uno de nosotros.

No todos interpretamos lo que observamos y aprendemos del mismo modo, no todos avanzamos al mismo ritmo y no todos logran llegar al destino.

Si las cosas no tuvieran orden, una razón, un motivo, la simple existencia de Dios no tendría sentido.

Todo existe porque él existe y la compresión de su existencia sobre pasa cualquier entendimiento.

Libertad

Solemos hacer tantas preguntas, tenemos tantas dudas e incertidumbres del futuro que tendemos a olvidar nuestro presente. No se trata de mirar más allá, se trata de sentir lo que vendrá. Tener fe de que se hará realidad. Quizás no tal como lo deseamos pero quizás mucho mejor.

Nuestro momento no esta por llegar, nuestro momento es ahora! Es hoy que se nos da la oportunidad de brillar, no mañana, no pasado, hoy!

Vivir sin temores no es fácil, sin embargo, es algo que puede ir desvaneciendose.

Podemos vivir libres de un futuro incierto porque nuestro futuro lo definimos hoy.

Si supiéramos todo lo que esta por venir nuestra vida fuese un calvario, una prisión, atado a lo que se supone deberá de pasar y toda nuestra energía, nuestros pensamientos, nuestras palabras y actos se verán reflejados en algo que aún no ha sucedido.

Libertad no es hacer lo que se nos plazca cuando y donde queramos, eso se llama libertinaje, libertad es saber que cada paso nos llevará a nuestro destino, que cada situación es un escalón más en esa gran escalera de la vida, libertad es sentir y entender que cada escalón solo guía a la paz interior, a la iluminación, al reino de Dios, a su completa y entera voluntad.

Ya Dios nos dio el poder de ser libres, seamos fieles y agradecidos asumiendo ese poder con responsabilidad, con gloría del espíritu y en su santo nombre.

Vivir es un regalo de Dios, cumplir su voluntad es la gloria más divina.

Al encuentro

La sabiduría divina esta dentro de nosotros, en nuestros corazones radica su esencia. Todos tenemos acceso a ella, pero no todos logramos alcanzarla.

¿Qué hace falta? Abrir nuestra mente y entregar nuestro espíritu al padre, al creador.

No es solo una guía espiritual o un atajo a la felicidad, es emprender un largo camino a un mejor entendimiento, a una visión más amplia del Universo que nos rodea, de nuestra razón de ser, de nuestro sentido de ser.

Buscar a Dios es solo un pequeño paso, encontrarlo es toda una aventura, es un nuevo comienzo, es una vida totalmente diferente.

Dicen que no todo lo que brilla es oro y mi encuentro, su llegada a mi vida, aunque es cierto que tendrá recompensas más allá de lo imaginable, también tendrá lagrimas, dolor y lucha.  Debemos dejar atrás mucho de lo que hoy contamina nuestro destino, de lo que empaña nuestro verdadero brillo. Tenemos que pulir primero y eso toma tiempo y dedicación.

Somos hermosos para él, lo llenamos de dicha, vernos y hablarnos directamente lo regocija.

Donde buscar?

Las respuestas nunca estarán fuera, siempre estarán dentro de ti, Dios las pone ahí, en tu corazón, en tu intuición.

Siempre te llevará de la mano, siempre estará presente, solo llámale y ahí él estará.

Trabaja, piensa, actua, sonríe, vive para él y las puertas siempre estarán abiertas.

Situaciones

image

Nunca debemos culpar a otros por lo sucesos a lo que nos enfrentamos, no existen culpables, no existe la verdad absoluta entre los hombres, tu vida es una simple cadena de acontecimientos, necesarios para poder acercarte a Dios, necesarios para liberar tu espíritu de su carcasa humana y llegar al reino divino.

Él no te eligió al azar, fuiste creado con un fin y un propósito.  Ese propósito poco a poco será revelado a la medida que tu corazón se abra y se acerque a Dios.

Fue Jesús quien llevo el mensaje más grande del Padre, la pena y el sacrificio mayor, pero somos nosotros en los que él confió para transformar el mundo, para transformar el pensamiento humano.

Todo aquel que toque tu vida, míralo bien, aprende, míralo con ojos de hermandad y compresión, son seres especialmente seleccionados, de ellos sacaras enseñanza y sabiduría.  Abre bien tus ojos espirituales, abre bien tu corazón, escucha con atención y veraz la luz que irradia de cada encuentro.

Ningún hombre hará justicia en tu vida, ningún hombre te subirá o enaltecerá, solo él tiene ese poder y solo él sabe cuando y donde pasará. Ten fe, aleja el miedo, escucha con atención e internaliza cada palabra, cada oración, ese es el único camino, no hay ni habrá otro.

No existen decisiones humanas superiores a su presencia, no lo habrá. Aunque no parezca el Universo en su hermoso caos tiene un orden tan bello e inigualable, matemático, pero su compresión va más allá de todo eso, ese orden debe cumplirse y en ese orden cada cosa tiene su lugar.

Él esta cerca, existe y te habla para decirte cuanto te ama, cuan preciado(a) eres para él.

Jamás lo olvides, no disperses tu mente o tu energía.  Goza que cada circunstancia algo excepcional traerá pronto.

Abrele la puerta que él desea entrar, tienes tanto por ver y el tanto por mostrarte.

Amor, fe y confianza; tres hermosas palabras.